Semana Santa: feliz y segura

Conducir con precaución y disfrutar es posible; por ende, tomar en cuanta los tips de seguridad vial podría determinar, en gran medida, un viaje de ida y retorno satisfactorio y sin lamentaciones.

Al llegar la semana santa, muchos piensan en estar en familia, otros en servir, y un gran número en pasear.
Tanto la Dirección General de Seguridad de Transporte Terrestre (Digesett), como representantes de distintos organismos de rescate llaman especialmente en esta época a la precaución.
Aunque hay mucho que se intenta hacer para la preservación del buen estado de las vidas, acierta muy bien la sonada frase, “nadie puede cuidarte mejor que tú”.
Los transportes
Quienes majean vehículos de dos ruedas tiene el deber de portar casco protector y asegurarse de que quien le acompaña atrás también lo lleve. Atestar de personas el motor o ‘pasola’, es incorrecto porque es peligroso. Se da el caso de quienes conducen a la ofensiva, no se debería, y mucho menos cuando el estado climático y de las calles es contraproducente.
Señalizaciones
No basta con conocer para qué sirven las señales de tránsito y han de ser ignoradas. Lo ideal e importante es ir siempre pendiente de cada una, no solo por el bienestar propio, sino también por el ajeno.
Durante la Semana Santa un numero grupo de personas transitan en las calles y avenidas, y aunque se esté seguro de lo bien que se conduce, puede que el del vehículo cercano represente peligro; por eso es necesario recordar siempre colocarse el cinturón de seguridad, mantener una distancia prudente de los demás en la vía y asumir las responsabilidades que como conductor se tiene.
((Precausiones necesarias
Revisar: es “Vital” conocer el estado de las llantas, limpiaparabrisas, la banda de transmisión, líquido de freno, el agua, aceite, entre otros.
Investigar: conocer el estado de las calles a transitar podría evitar accidentes. Además de esto, saber sobre el clima del destino al que se pretende ir, aporta una idea clara de lo factible o no del lugar, y facilita los planes.
Portar equipos: Aparte del botiquín, llevar chaleco reflector y cono es de suma importancia, pues en caso de avería, ambos indicarán, a distancia, que debe haber más precausión, y que hay un vehículo en reparación.
El botiquín
Preparase es llevar un paso adelante. A pesar de que varios factores pueden hacer que varíe, según los criterios de Cruz Roja internacional, debe contener: Agua oxigenada, yodo, alcohol isopropílico, jabón líquido, gaza (sellada), azúcar, curitas, acetaminofén, venda elástica, guantes de un solo uso, diclofenac para uso tópico, pomada para quemaduras, algodón, tablilla, y una hoja que indique, en el botiquín, el número de emergencias.
Todo esto lo explicó Ignacio Pérez, director de la Cruz Roja en Santiago, quien manifestó, “Mi agrado sería que nadie utilizara las ambulancias”, instando así a ser precavidos en esta Semana Santa, y todo el año.
Dos enemigos
Existen muchos otros mientras se conduce, pero, a juicio de Pérez, los peores son: el celular y alcohol.
- Celular: no se trata de hacer que manejar sea un proceso rígido, pero la realidad es que las distracciones que genera el textear o llamar, debido a la concentración que requiere y al hecho de ocupar parte de lo necesario: la mano y parte de los sentido.
- Alcohol: no tener el control total de sí mismo, es grave. Por lo tanto, emplear la popular frase, “si toma, no maneje; si maneja, no tome”, es vital para todos.
Medidas
Al llegar la Semana Mayor, se arrecian más las alertas. Daniel Matos Siprián, director regional norte de de la Digesett, indica que se estarán ofreciendo las infirmaciones respecto a las medidas preventivas en esta época. Llama a ser preca-vidos, y poner atención sobre las puntualizaciones que los distintos me-dios facilitan, pues, al final, es por el bien común y con la mejor intención.

Comparte esta Noticias en tu Facebook

Share on FacebookTweet on TwitterPlus on Google+


EmoticonEmoticon