Aceptar una bola (un aventón), por poco le cuesta la vida a esta señora. Aquí su escalofriante historia.



En este país vamos muy pero muy mal, mientras unos pocos pueden disfrutar de seguridad, el resto nos está llevando quien nos trajo, mire el escalofriante relato de esta señora en Moca, que nos llega gracias a Edson Reinoso-Noticias ERN (@losmocanos54).
Ella va caminando porque va de camino a llevarle una comida y una ropa a una nieta, cuando va por la bomba de gas ubicada en el sector de Guaucí de Moca, se acerca un joven en un motor 70. El joven le pregunta ¿Usted va para Moca? (es decir para el centro de la ciudad), luego agrega “deme aunque sea 20 pesos para hechar gasolina que yo la encamino, que yo voy para allá” Luego agrega “yo soy un hombre de Dios y tengo un nuevo testamento en los bolsillos, a usted no le va a pasar nada”. La señora, al ver la actitud del joven, decide montarse en el motor para aprovechar la bola. Cuando la señora ve que van pasando por donde ella iba, le dice “yo me quedo aquí”, pero el joven no se detiene alegando que “se espere, que debe echar gasolina”
El joven aceleró su motor a toda velocidad y pasó por dos bombas de combustibles y no se detuvo porque supuestamente estaban cerradas, la señora dice que la velocidad era tal, que ella no podía lanzarse del motor. Luego la llevó para un solar camino a Licey y la tumbó del motor y sin mediar palabras le emprendió a golpes para violarla. La señora agrega que “al parecer estaba endrogado y no tenía voluntad sexual, pero quería obligatóriamente que ella lo pusiera a funcionar” Le quitó la ropa y siguió propinándole golpes y golpes y le decía “ponme a funcionar”. La señora hasta tuvo que hacerle creer que realmente iba a tener relaciones con él para que este dejara de golpearla.

Comparte esta Noticias en tu Facebook

Share on FacebookTweet on TwitterPlus on Google+


EmoticonEmoticon