Legisladores mantienen el “barrilito”, solo cuatro renunciaron al privilegio


El Congreso Nacional nunca ha tenido la intención real de eliminar el Fondo de Gestión Social, mejor conocido como “barrilito”, a pesar de las críticas de la sociedad a esta práctica incompatible con la labor legislativa; de los dudosos resultados que generan las entregas de canastillas, mosquiteros, juguetes y electrodomésticos y, sobre todo, la falta de transparencia con que los senadores y diputados disponen de esos recursos.

Antes de que se le conociera como “barrilito”, existía en ambas cámaras un “Plan de Acción Social” y además, senadores y diputados tenían organizaciones no gubernamentales, a través de las cuales recibían fondos “para labores sociales”. Todo esto manejado siempre a discreción de los presidentes de turno y sin transparencia, pues no se rendía cuentas de los recursos entregados.

Comparte esta Noticias en tu Facebook

Share on FacebookTweet on TwitterPlus on Google+


EmoticonEmoticon