Elecciones en El Salvador: cómo Nayib Bukele pudo derrotar “sin ideología ni un partido fuerte” a las principales fuerzas políticas del país


Resultado de imagen para Nayib BukeleNo será solo el presidente más joven de la historia reciente de El Salvador: para muchos es también el primer mandatario"millennial" de Latinoamérica y el primero que gobierna en su país sin la brújula de los partidos tradicionales. Nayib Bukele, un político de 37 años, derrocó en la noche del domingo por arrasadora mayoría a sus contendientes del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y de la coalición conservadora ARENA, las dos fuerzas tradicionales que se han repartido el gobierno durante las últimas tres décadas. Con más del 53% de los votos, Bukele ganó en primera vuelta y con más votos que sus dos oponentes juntos, un hecho poco común en país acostumbrado a las segundas rondas electorales. Lo hizo bajo las siglas del derechista GANA, una escisión de ARENA salpicada por casos de corrupción a la que se inscribió en el último momento. "Hemos hecho historia y hemos pasado la página de la posguerra", dijo durante su discurso de victoria. Con atuendo juvenil y una activa labor en redes sociales, el político de discurso tajante -que sus admiradores tildan de antisistema- logró quebrar el bipartidismo tradicional que permeó el gobierno de El Salvador desde inicios de los 90. Bukele llegó a la cima de su carrera política tras ser alcalde de un municipio y, luego, de la capital salvadoreña. El joven fue expulsado del FMLN en 2017 por discrepancias internas y se posicionó como líder de Nuevas Ideas, un movimiento que no pudo concurrir a estas elecciones por no inscribirse a tiempo, lo que obligó a Bukele a buscar una salida de emergencia. Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES Image caption Nayib Bukele es el presidente más joven de la historia reciente de El Salvador. Walter Araujo, expresidente de ARENA y promotor de Nuevas Ideas, considera que el presidente electo, al no estar vinculado a ese pasado político en el que las opciones oscilaban entre la izquierda y la derecha, ofrece una nueva posibilidad para el país. "Es un hombre sin prejuicios ideológicos, no mira hacia atrás sino que piensa en construir un futuro diferente para el país", señala. Pero, ¿cómo se explica que un candidato joven, que asegura que no comparte ninguna ideología y que se presentó sin un programa de gobierno claro, haya conquistado la presidencia del país centroamericano? Cansancio El analista político salvadoreño José Miguel Cruz, profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), considera que las raíces de la victoria de Bukele hay que rastrearlas en la "desilusión" con las organizaciones políticas que han liderado el país hasta ahora. "Lo que explica el triunfo de este candidato y la fuerza con la que ganó es que la gente está profundamente decepcionada con los partidos tradicionales que se han visto envueltos en escándalos de corrupción y que no han resuelto los grandes problemas que afectan al país", explica a BBC Mundo. Y es que casi tres décadas después del regreso de la democracia, El Salvador es una de las naciones más pobres y que menos ha crecido de toda la región, además de ser considerada una de las más peligrosas del mundo.

Comparte esta Noticias en tu Facebook

Share on FacebookTweet on TwitterPlus on Google+


EmoticonEmoticon