Obispos dominicanos invitan a la juventud en su Carta Pastoral a ser “la voz que clama en medio de la sociedad, y a denunciar los males nacionales


La Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) alzó este martes la voz para deplorar lo que considera temor de los jóvenes dominicanos de participar en las luchas para la construcción de un porvenir colectivo de paz en la República Dominicana.En su Carta Pastoral en ocasión de celebrarse el Día de Nuestra Señora de La Altagracia, el próximo 21 de enero, los obispos dominicanos invitan a la juventud del país a ser “la voz que clama en medio de la sociedad, y a denunciar los males nacionales. Los religiosos anuncian que se unen a los jóvenes para fortalecer la promoción de la vida social, económica y política orientada a la justicia, solidaridad y la paz. Resaltan el protagonismo de jóvenes en la historia de la nación dominicana y la inclusión en la sociedad de jóvenes con capacidades especiales.

 En ese sentido, la CED refirió los casos específicos de Juan Pablo Duarte y el grupo de jóvenes que integraron los Trinitarios. “Duarte, tenía 25 años de edad; Juan Isidro Pérez 21, y Pedro Alejandro Pina había cumplido solo 18 años”, añade. La jefatura de la Iglesia Católica en el país afirma que esos jóvenes especiales mostraron con su fuerza de voluntad cómo superar los límites de la vida. “En ellos descubrimos una gran belleza humana y un gran amor al valor de la vida”, plantean. Llamaron la atención a los padres, recordándoles que es su deber acompañar a sus hijos en el proceso de formación. “La familia es fundamental, pues los padres acompañan, orientan, guían, transmiten valores y creencias, y los educan en la fe”, sostienen. Exhortan a los sacerdotes, religiosos y religiosas, educadores, catequistas, líderes y coordinadores de grupos y movimientos apostólicos continuar colaborando en dicho proceso. Corrupción y drogas El clero denunció la corrupción, el tráfico de armas, el narcotráfico y la explotación de los recursos naturales que dice está afectando a la República Dominicana. Señala que la Iglesia Católica quiere ser “la voz de quienes no la tienen ante los líderes nacionales, denunciando la corrupción, el tráfico de armas, el narcotráfico y la explotación de los recursos naturales, e invitando a la conversión a quienes son responsables”. Le preocupa homicidios Al Episcopado Dominicano le preocupa, añade su mensaje pastoral, el incremento de muertes en la población juvenil a causa del suicidio, homicidios y accidentes de tránsito. También expresa intranquilidad por los altos niveles de violencia, la sexualidad desordenada, apatía, ausencia de apasionamiento.

Comparte esta Noticias en tu Facebook

Share on FacebookTweet on TwitterPlus on Google+


EmoticonEmoticon