La cárcel de Najayo. “Una suit de lujo para los ladrones de cuello blanco y nacotraficantes en RD”


Por: Angely Moreno La periodista Nuria Piera realizó una investigación en la que presentó los privilegios que han tenido los reclusos “adinerados” dominicanos en la Cárcel Modelo de Najayo-Hombres que según el reportaje, forman parte del “salón de la fama” de ese correccional construído en 1993. Nunca se vieron privilegios en la Cárcel de Najayo hasta que no entraron narcotraficantes y ladrones de cuello blanco “, dijo Piera al hacer un recuento de artistas, figuras de renombre nacional, miembros de familias adineradas del país que aunque tuvieron ciertas inmunidades, no se comparaban con las exenciones que se les otorgó a algunos banqueros y políticos. Según el ex coordinador del Nuevo Modelo Penitenciario Roberto Santana, “en la época de los banqueros una parte de ellos solía salir todos los días de Najayo para la capital, y era de conocimiento popular que algunos tenían sus vehículos particulares, incluso uno de ellos tenía chofer propio que dicho sea de paso era policía”. Santana se refiere a los delincuentes Ramón Báez Figueroa, Luis Álvarez Renta y Marcos Báez Cocco quienes fueron responsables de la quiebra de Baninter, y que además, durante su estadía en prisión fueron beneficiados con ampliaron de sus celdas, ambientación y acondicionamiento que incluía muebles de lujo y servicios. De igual modo, se cita a los banqueros Pedro Castillo, que desfalcaron el Banco del Progreso y Manuel Arturo Pellerano y Juan Felipe Mendoza, que provocaron la quiebra de Bancrédito y que incluso antes de llegar a sus celdas, al igual que los señalados por el caso Odebrecht ya tenían aires acondicionado y otros privilegios con lo que no pueden ni soñar los demás presos de esa cárcel. “El mensaje que se manda desde Najayo a la sociedad es: que si un acusado se ha enriquecido ilícitamente con cientos o miles de millones de pesos tiene el privilegio de evadir el rigor de la ley”, advirtió el ex coordinador de prisiones. De su lado, el doctor psiquiatra Secundino Palacios enfatizó en que el mensaje va más allá, porque induce a la gente a que “si vas a robar, roba mucho, porque si es así vivirás como un príncipe en la cárcel. Y al pasar cuatro o cinco años sales de prisión y te verán hasta un playboy o galán de telenovelas. Eso se presenta como un referente tóxico y muy dañino para la sociedad”, añadió. Uno de los casos más sonados en la prensa local fue sin duda alguna la del capo Florián Félix, quien en su “suite” de Najayo contaba con adornos, cuadros, libros, aire acondicionado, televisor plasma y además a podía recibir de mujeres (incluso menores de edad) a cualquier hora de la noche. “Además de drogas y alcohol, todo esto bajo el permiso de las autoridades”, detalló Nuria. A esos privilegios se les añaden muebles de lujo nuevos, plantas eléctricas, comidas de restaurantes, visitas a cualquier hora, chef privados, secretarios, visitas conyugales y extras. También servicios de manicure y pedicure, peluquería y masajes; agua caliente, telecable, parábolas, celulares y computadoras entre otros, de los cuales ya están gozando incluso los encarcelados por el caso Odebrecht, a solo dos semanas de haber entrado en prisión.

Comparte esta Noticias en tu Facebook

Share on FacebookTweet on TwitterPlus on Google+


EmoticonEmoticon